¿Es malo entrenar bíceps y tríceps juntos?

Es bastante común encontrar rutinas y tablas que incluyen un día exclusivamente para brazos (bíceps-tríceps), sobre todo a final de semana. Mucha gente que entrena en salas de musculación piensa que no es bueno entrenar al mismo tiempo un músculo agonista y un antagonista en una misma sesión, aunque en realidad entrenarlos juntos no repercute negativamente en la hipertrofia muscular de cada uno. De hecho, no es malo entrenar bíceps y tríceps en un día específico para brazos. A nivel hormonal, se genera una gran activación al trabajarlos juntos y nos viene bastante bien para tener buen rendimiento y generar más testosterona (de hecho hay muchos partidarios de que los brazos son la base de todo ejercicio del gimnasio y no podemos descuidarlos). A pesar de esto, cabe mencionar también que el trabajo de fuerza en hombros o espalda ya está trabajando en segundo o primer plano incluso, los músculos bíceps y tríceps (según qué ejercicio). De hecho, es frecuente encontrarnos con agujetas al día siguiente de haber dedicado una sesión a hombros en los tríceps. Debido a que los brazos trabajan conjuntamente con estos grupos musculares, podemos hacer una sesión específica de bíceps y tríceps, efectivamente, pero nos viene bien trabajarlos antes de hacer estos grupos musculares. Por ejemplo, si empezamos la semana con piernas, podemos hacer bíceps y tríceps y ya espalda, hombros, pecho, etc… Ya va acorde con el tipo de entrenamiento de cada uno. Lo que sí es cierto es que ese mito de que es malo no es verdad, por lo que bíceps y tríceps pueden entrenar conjuntamente sin ningún tipo de problema.